domingo, 8 de marzo de 2015

MUJERES ANCASHINAS

Desde los tiempos antiguos la presencia de la mujer ancashino ha sido una constante en su historia. Allí está Quispe Sisa (Flor de Diamante), la Inés Huaylas Ñusta de Francisco Pizarro, quien se sacrificó en vano pensando que con su matrimonio forzado podía salvar la vida de su hermano el Inca Atahuallpa. Su hija, Francisca Pizarro, es considerado la primera mestiza del Perú.

La bella Quispe Sisa              Busto en piedra de Francisca Pizarro

Ancash tiene su principal heroína en doña María Maguiña, "Pushti mariquita", quien en 1854 levantó al pueblo huaracino a favor de la revolución de don Ramón Castilla, impidiendo que los reclutas huaracinos vayan a servir a órdenes del repudiado presidente Echenique.
         En 1885 surge la figura de María Fernanda Yauri, esposa de Pedro Pablo Atusparia, quien se convierte en la más fiel consejera del líder de la Revolución Campesina. Gracias a ella se deben las sabias decisiones de impedir el saqueo de la ciudad de Huaraz y  la de aplicar la benignidad con los vencidos.

Doña Teresa Gonzáles, viuda de Juan Fanning, heroe nacional.

A fines de dicho siglo, surge la mujer intelectual. Teresa Gonzáles de Fanning, natural del Santa, autora de cuentos y novelas, quien convierte su vivienda en Lima, como el faro de la vida intelectual, en una época donde el papel de la mujer no era tomado en cuenta en el campo de las letras.
Iniciado el siglo XX, nace en Huaraz Sara Colonia Zambrano, la misma que con el correr del tiempo se convertiría en la muy querida Sarita Colonia, patrona de los desposeídos. Santa representativa de los provincianos que van a la capital en busca de un futuro mejor.

Foto familiar de Sarita Colonia Zambrano

          La mujer ancashina destaca con mucho brillo en el campo de la educación, donde preceptoras de la talla de Felícitas Alzamora, Carmen Silva, Honorata Castillo y tantas otras, como la recordada maestra carhuacina Delia Figueroa Alvarado, han sabido sacar lustre a esta dignísima profesión.
Entre las luchadoras sociales, brilla con luz propia una mujer campesina. A mediados del siglo XX se hace notar la presencia de Cayetana Ferrer, lideresa de la comunidad campesina de Ecash, en Carhuaz, quien es recordada con su bastón al mando de numerosas huestes defendiendo los fueros de la comunidad ante los abusos de los mishtis y los designios del por entonces oficialista Sinamos.

Pastorita, ancashina universal.

            Finalmente, en el campo del arte, no podemos dejar de mencionar a la inolvidable María Alvarado Trujillo, la sin par “Pastorita Huaracina” quien con su inconfundible voz, llevó la música regional ancashina a todos los rincones del país y supo dejar muy en alto el nombre del departamento de Ancash en el extranjero: Corea, Japón, Estados Unidos y toda Europa, lugares a donde paseó su arte.

1 comentario:

  1. Me siento orgulloso de ser Ancashino,tierra de colosales montañas que en su seno guardan ingentes cantidades de mineral,fértiles campos en costa y sierra muy productivos y que la calidad de su gente, no se queda atrás,creadores de un folklore propio y con mujeres de gran valía.

    ResponderEliminar