lunes, 22 de diciembre de 2014

LUZURIAGA: EL PRIMER GRAN MARISCAL DEL PERU

Un día como hoy, 22 de diciembre, en el año de 1821, don Toribio de Luzuriaga y Mejía, es ascendido al máximo grado que otorga el Ejército Peruano, el de GRAN MARISCAL DEL PERÚ. Nuestro paisano fue el primer peruano en merecer tan alto honor. Ya días antes había recibido la Orden del Sol, galardón que el gobierno provisional de don José de San Martín otorgaba a quienes destacaron en la lucha por la independencia del Perú.


Antigua estampilla que conmemora su nominación como PRIMER GRAN MARISCAL DEL PERÚ

La Asociación Cultural Sanmartiniana de Luján en Cuyo, Argentina, región en donde Luzuriaga se desempeñó como administrador militar, ha publicado un resumen de su biografía, documento que transcribimos para conocer la valía de este ancashino inmortal:

Militar, Nació en Huaraz (Perú), el 15 de Abril de 1782. Era hijo de Don Manuel de Luzuriaga y de doña María Josefa Mexía de Estrada. A los 15 años era secretario particular del gobernador de El Callao. En 1799, acompañó en su viaje a nuestro país al Virrey don Gabriel de Avilés y Fierro. Ingreso en 1801, como cadete en el Regimiento de Voluntarios de Caballería de Buenos Aires. En 1806, siendo edecán del brigadier Jose Ignacio de la Quintana,  jefe de las fuerzas en ausencia del virrey, cayó prisionero de los británicos, intervino asimismo en defensa de la capital en julio de 1807. La revolución de mayo lo encontró con el grado de teniente coronel del Regimiento de Dragones de  Buenos Aires, y en agosto de 1810, se alistó entre los más decididos para acudir como capitán del Regimiento de Artillería Volante a la frontera del norte contra la temida invasión realista.  Se distinguió en la batalla de  Yuraicoragua, a las órdenes de  Viamonte y Díaz Vélez, asi como en Oruro y  en Chuquisaca. Pueyrredón lo nombró director de la academia general de oficiales,  recién creada con asiento en Jujuy. En agosto de1812 el triunvirato lo designó gobernador de Corrientes, desgarrada por las facciones  y  víctima de sus desmanes, a los pocos meses, restablecida la concordia,  el gobierno lo llamó para encomendarle la jefatura del Estado Mayor del Ejército, el 31 de diciembre de 1812 puesto que desempeñó hasta junio de 1813. En este último año, fue designado jefe del batallón nº 7 de infantería, con el que marchó a las órdenes del General San Martín, a la campaña del Alto Perú, pasando luego a desempeñar las funciones de comandante general de frontera de Salta, al frente de una división del cuerpo de su mando. En 1815, el Director Supremo lo nombró Secretario de Guerra en ausencia del titular; en 1816, pasó al Ejército de Los Andes, en cuya organización fue inteligente e infatigable colaborador de  San Martín. Desempeñó las funciones de gobernador Intendente y Comandante General de la Provincia de Cuyo, cargo que se le encomendó en propiedad al año siguiente y en el que permaneció hasta1820. Su acción fue moralizadora tanto en la administración del tesoro público como en materia de enseñanza  popular. Creó el primer colegio de estudios superiores de la Santísima Trinidad, pronunciando en su inauguración un importante discurso. Así mismo introdujo reformas edilicias, mejoró la higiene, sistema de postas, fomentó  la industria y el comercio. Su actuación se cita como modelo en el manejo político de una región empobrecida por la guerra, y sin embargo, ejemplo de orden y de fecundo bienestar. 


Estampilla argentina conmemorativa a nuestro ilustre paisano

Desde Mendoza, contribuyó con  municiones y caballos a la Campaña Libertadora. Sin embargo, la conspiración de los hermanos Carrera, la revolución de Mendizábal y los fermentos de disolución provocados por el motín del batallón nº 1 de Cazadores lo impulsaron la presentar su renuncia ante el Cabildo de Mendoza, y a incorporarse al Ejército de Los Andes, determinación que respetó la institución capitular, diciéndole que “salía de la provincia por la puerta de la inmortalidad”. San Martín complacido aceptó su ofrecimiento. Se embarcó en el puerto de Valparaíso en agosto de 1829 como Comandante del Estado Mayor del Ejército Unido Libertador. Estableció un cuartel general en Pisco,  y organizó las fuerzas de desembarco. Recibió órdenes del Comandante en Jefe de pasar a Guayaquil, donde se había proclamado la independencia, y reclamaban un jefe de graduación para comandar sus fuerzas. En la comisión con Tomas Guido, llevaban las instrucciones de conseguir anexar Guayaquil al  Perú. Después lo destinó el Libertador como Presidente del departamento de Huaylas, en febrero de 1821. San Martín lo comisionó al Congreso Nacional que se suponía próximo a reunirse en Buenos Aires, si bien las circunstancias en que encontró la capital a su llegada en mayo de 1822, malograron su misión. El ulterior renunciamiento de San Martín influyó perjudicialmente sobre Luzuriaga, que menospreciado por los gobernantes se retiró a la vida privada. Fundó un establecimiento de campo en Pergamino, donde escribió sus memorias en 1835, con la aprobación en Francia del propio General San Martín. Esos apuntes llevaron por título; Documentos sobre su dimisión  del mando de las Provincias de Cuyo e incidencias con una memoria para su familia. Exposición documentada de su campaña en Guayaquil acompañada de varias notas, y la hoja de sus servicios. Totalmente ignorado falleció en Pergamino el 1 de mayo de 1842.


Se necesitan mayores estudios sobre la vida y obra de este gran huaracino

No nos cansaremos de señalar que, de haberse quedado en el Perú, Luzuriaga debía de haber asumido la presidencia de la república, pues era el militar peruano con las más altas calificaciones para el cargo. Ningún otro, tenía el grado de general en ese entonces, ningún otro había ocupado los cargos ni asumido las responsabilidades que con total acierto desempeñó Luzuriaga por donde pasó. Era el único con dotes de estadista. ¡Otro habría sido el Perú si Luzuriaga llegaba a gobernarnos!
Él, es el único peruano considerado libertador de cinco naciones: Argentina, Bolivia, Chile, Ecuador y el Perú, pues su invencible espada paseó victoriosa por todos esos países.
¡Loor a la memoria del Gran Mariscal del Perú, don Toribio de Luzuriaga y Mejía!

1 comentario: