sábado, 8 de septiembre de 2012

LA BATALLA DE HUAYLAS

Los historiadores son muy mezquinos con Ancash al narrar la historia del Perú. Nadie hace mención a que la primera derrota que sufrieron las huestes Españolas en suelo peruano, se dio precisamente en nuestra tierra. Nadie habla de la batalla de Huaylas, hecho histórico acontecido un 9 de setiembre de 1533, a escasos días del asesinato del Inca Atahuallpa.
Muerto el Inca, Pizarro decide marchar hacia el Cusco y tomó el camino inca de Ia sierra. A inicios de setiembre se detuvo en Huaylas, lugar de origen de su esposa, Quispe Sisa, a quien acababa de bautizar como lnés Huaylas Ñusta. Allí se dice que el padre Valverde celebró la primera misa en estos pueblos.

Retrato alegórico de Francisco Pizarro

Pizarro partió el día como hoy 8 de setiembre con el grueso de sus huestes, pasando por la llacta  de Huaraz el día 11. Su premura tenía una razón, había sido informado por sus   espías que el General Quisquis se acercaba al frente de un gran ejército.
Quisquis, el gran genio militar, vencedor del Inca Huáscar; atacó a la retaguardia española en las praderas de Hatun Huaylas el amanecer del día 9. La  carga fue tan certera que en el campo de batalla quedaron los cuerpos de siete  españoles y cientos de indios aliados. Quisquis tenía bajo su mando a los aguerridos Conchucos, ellos capturaron a trece españoles más.

Alegoría de Quisquis, el indomable general Inca, vencedor en la batalla de Huaylas

Pizarro, al enterarse de esta derrota, se apresuró en dejar suelo ancashino y siguió camino a marchas forzadas hasta llegar a Hatun Jauja, donde le esperaban fuerzas aliadas. Solo allí se sintió seguro.
Tomando en consideración que fueron algo de 180 los españoles que capturaron al Inca Atahuallpa, perder en un solo día a más del diez por ciento de sus tropas, le habría dolido íntimamente al jefe de los españoles. 
Una anécdota que narra don Ricardo Palma, nos habla de la nobleza del general Quisquis. El bravo guerrero andaba en busca de los que votaron a favor de la muerte del Inca Atahualpa, encontró solo a uno entre los trece españoles capturados. Sin mayor trámite le aplicó garrote, la misma pena que recibió el Inca. A los demás los liberó luego de escarmentarlos... si eres superticioso, caro lector, dime si el número trece no es de mala suerte. 


Actual campiña de Huaylas, donde se produjo la histórica batalla

2 comentarios:

  1. ESTE PASAJE DE LA TOMA DEL CUSCO, ES APASIONANTE, HAY QUE CONOCER A QUISQUIS , INES HUAYLLAS, Y FELIPILLO(PILLO). DESPUES SE SUCEDERAN LA BATALLA DE SACASAHUAMAN, Y LO MAS TRISTE...

    ResponderEliminar
  2. Conocer nuestra historia nos fortalecw wl almaa y nos da seguridad

    ResponderEliminar