domingo, 15 de enero de 2012

EL NIÑO HÉROE HUARACINO

En 1879 Chile invadió nuestro país y dio inicio a una guerra que duró cinco largos años. Fue la guerra del Salitre, a la que generalmente se le conoce como la guerra del Pacífico. Pero no nos engañemos, detrás de Chile estaban los intereses de Inglaterra, el poderoso país europeo que obtenía grandes ingresos económicos con el comercio del salitre.


Todo el Perú se alistó para enfrentar al enemigo. Como en el Cuzco, en Huaraz la gente se alistó masivamente.

            Los ancashinos acudieron en masa al llamado de la Patria. Apenas se supo del inicio de la guerra, los alumnos del 4° y 5° año de Secundaria del Colegio “De la Libertad” de Huaraz, se alistaron en las filas del ejército. Hasta el final de la guerra, se calcula que un total de cinco mil ancashinos participaron de la contienda.

            Cuando los chilenos amenazaban con invadir a Lima, a fines de 1880, de Ancash fueron a defender la capital cientos de paisanos. Uno de ellos fue un humilde zapatero huaracino a quien siguió tercamente su pequeño hijo de apenas 12 años. Este niño, de nombre Viviano Paredes escribiría una de las páginas más sublimes de heroísmo infantil.


            En aquellos tiempos el viaje a Lima era muy difícil. No había carreteras y todo viaje se hacía vía Punta Callán. En tres días se llegaba a Casma y allí se tomaba el vapor. En seis días más recién se arribaba a El Callao. El pequeño Viviano soportó las incomodidades del largo viaje pues sus sentimientos eran más elevados, él quería a toda costa defender a su patria.


Litografía de la época, sobre la Batalla de San Juan durante la deensa de Lima en 1881

            En enero de 1881 se planifica la defensa de Lima, en dos grandes líneas; la primera se ubicó al sur de la capital en terrenos de la hacienda de San Juan, y la segunda en Miraflores. En San Juan (que hoy se conoce como San Juan de Miraflores), el ejército peruano estaba dividido en tres cuerpos, el Cuerpo Central tenía como jefe al Coronel Andrés Avelino Cáceres. Una de sus tres divisiones era dirigida por el Coronel Ayarza y en ella se encontraba como soldado el padre del pequeño Viviano.

            Cáceres en sus “Memorias”, señala que la División del Coronel Ayarza fue la que sufrió la peor acometida chilena y perdió no solo a su jefe sino a la mayor parte de sus combatientes. 

La lucha cuerpo a cuerpo era muy encarnizada y arrebatar el pabellón al contrario era símbolo de mayo oprobio

            Viviano Paredes ayudaba a los soldados alcanzándoles pólvora y municiones. Cuando las tropas chilenas asaltaron la trinchera donde se encontraba el niño, mataron al portaestandarte del batallón y tomaron la bandera para declarar ejecutada su victoria; es entonces cuando surge entre el humo de los disparos el pequeño Viviano Paredes y en un acto de sublime heroísmo arrebata el glorioso bicolor nacional a los chilenos retornándolo a las filas peruanas.

            Los soldados chilenos al darse cuenta que han sido burlados, con ira dirigen sus disparos contra el cuerpo del pequeño. Gravemente herido, el niño héroe, en un supremo esfuerzo logra entregar la bandera peruana a los defensores.

            El escritor José Luis Torres, recoge el gesto inmortal de este pequeño paisano nuestro. Él también nos dice que falleció desangrado en los cerros de San Juan, el fatídico 13 de enero de 1881. Basa su testimonio en el parte de guerra elaborado un día como hoy 15 de enero, en el que se da cuenta del heroico gesto de nuestro pequeño paisano.
El 15 de enero los chilenos destruyeron Miraflores, en foto de la época los destrozos a los bienes de la población civil.

¿Quién fue Viviano Paredes? Hemos hecho las pesquizas y no hemos podido hallar su partida de bautizo, pues en esos años no se acostumbraba aún inscribir la partida de nacimiento. En los archivos de la parroquia del Cercado de Huaraz, o San Sebastián, no se ha encontrado rastro alguno. Algún historiador con más empeño y suerte podrá darnos algún fehaciente algún día.

 El apellido Paredes es muy común en Huaraz, probablemente sus familiares estén entre nosotros.

¿Se le ha reconocido como se merece? Luego del sismo, al nominar las nuevas calles de Huarás, la comisión de nomenclatura presidida por don Salvador Cáceres Ángeles, puso el nombre de Viviano Paredes a una pequeña calle de dos cuadras en el bario de La Soledad. Pese a que por la incuria en su tierra prácticamente se le ha olvidado, hay que reconocer que el ejército peruano no lo ha hecho.

Hasta hace poco, a la altura del puente Atocongo, en Lima, en San Juan de Miraflores, en los pilares del tren eléctrico, el ejército había hecho pintar entre laureles los nombres de cincuenta jefes y oficiales que ofrendaron su vida en la batalla de San Juan. Me llenó el pecho de orgullo constatar que entre tanto nombre de coroneles, capitanes y tenientes, había un solo nombre sin grado militar, era el de Viviano Paredes, el niño huarasino que nos legó tan grande demostración de amor patrio.

Viviano Paredes, niño héroe de la guerra con Chile. Su ejemplo imperecedero merece la mejor de las alabanzas y homenajes. Ahora que vivimos una época de crisis de valores, debemos buscar íconos que nos permitan elevar en la niñez y juventud, el nivel de conciencia cívica y moral. 

Niño huaracino de la época de Viviano Paredes, fotografía de 1890.

Sería justo que algún colegio lleve el nombre de Viviano Paredes, que las promociones escolares lo tengan como adalid y ejemplo. Pueblo que no reconoce el valor de sus héroes, no merece estar a la altura de ellos.

17 comentarios:

  1. Muy buen artículo... lloré y fui feliz al mismo tiempo

    ResponderEliminar
  2. para los jóvenes huaracinos de hoy muy interesante , ay que aprender mucho más sobre nuestra tierra y sus ilustres personajes me lleno de orgullo saber esto.

    ResponderEliminar
  3. Felicitaciones, es importante conocer a nuestros héroes , mi admiración y orgullo por este niño huaracino, difundamos lo nuestro , se debe promover que en las IIEE de los diferentes niveles se conozca la proeza y coraje de Viviano Paredes

    ResponderEliminar
  4. Hacer recordar este hermoso pasaje de nuestra historia, debe ser obligación permanente en nuestra vida, de todas las personas que amamos a nuestra tierra.

    ResponderEliminar
  5. seria bueno que especificaran que chile invadió a bolivia y que perú al tener un pacto secreto con bolivia se involucro en un conflicto que no le correspondía y con las consecuencias que eso provoco

    ResponderEliminar
  6. Una lección de verdadero patriotismo y amor por nuestro país. Su figura y gesta histórica debe ser divulgada como es merecido: como un héroe de la Patria.

    ResponderEliminar
  7. Una lección de verdadero patriotismo y amor por nuestro país. Su figura y gesta histórica debe ser divulgada como es merecido: como un héroe de la Patria.

    ResponderEliminar
  8. Un ejemplo de patriotismo imperecedero, que nos llena de orgullo y se nos hincha el pecho, saber que por nuestras sangres corre la sangre de nuestro paisano, que subliminal historia, felicitaciones por la publicación, estoy seguro de la inmortalidad de nuestro héroe, que nuestras generaciones seguirán como ejemplo

    ResponderEliminar
  9. Un ejemplo de valor y orgullo, lastimosamente la juventud de hoy llevan un estilo de vida de espalda al patriotismo y a los valores.

    ResponderEliminar
  10. Un ejemplo de valor y orgullo, lastimosamente la juventud de hoy llevan un estilo de vida de espalda al patriotismo y a los valores.

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias por acercarnos a tamaño Héroe Huaracino! Orgulloso de haber leído este artículo! Muchos éxitos en el nuevo programa!

    ResponderEliminar
  12. Lo leį con mucha atenciom y llene de orgullo como Ancashino Recuayno y Marquino.

    ResponderEliminar
  13. Lo leį con mucha atenciom y llene de orgullo como Ancashino Recuayno y Marquino.

    ResponderEliminar
  14. Lo leį con mucha atenciom y me llene de orgullo como Ancashino Recuayno y Marquino.

    ResponderEliminar
  15. Lo leį con mucha atenciom y me llene de orgullo como Ancashino Recuayno y Marquino.

    ResponderEliminar
  16. Es uno de los miles de niños y niñas que a lo largo de nuestra historia entregaron su vida por la patria y que lamentablemente pernanecen en el anonimáto

    ResponderEliminar