viernes, 8 de julio de 2011

EL ANTIGUO TEMPLO DE SAN ANTONIO


Un día como hoy, 8 de julio del año de 1934 se bendice el templo de San Antonio en Huaraz, a cargo de los frailes franciscanos. A cargo de la ceremonia estuvo Mons. Francisco Irazola, Vicario Apostólico de Ucayali.

El templo de San Antonio se ubicaba en la esquina de la Av. Tarapacá con el Jr. Luzuriaga, y tenía la forma de una cruz latina de 50 metros de largo por 10 de ancho. Las bóvedas tenían 13 metros de alto, la cúpula 18 y la única torre 31 metros de altura.
El gran artífice de la construcción fue el P. Alberto Gridilla, aquel que en pocos años publicaría su hermosa obra "Huaraz". Su nombre lo lleva una calle del barrio de Huarupampa.
Este templo coronaba el nuevo convento de los padres descalzos en Huaraz. Ellos se retiraron de Huaraz en 1830, luego que se les confiscara el convento ubicado en la Alamada Grau y que se transformó en el local del colegio nacional "De La Libertad".

Los franciscanos se trasladaron a Tingua donde vivieron en la casa hacienda de la Srta. Luisa Jaramillo. Cuando retornaron a Huaraz en la segunda década del siglo pasado, la casa hacienda volvió a poder de su dueña y luego lo compró el gobierno para establecer en ella la Escuela Normal Rural de Tingua.
El nuevo convento de los franciscanos en Huaraz se empezó a construir en 1919, mientras que el nuevo templo se empezó a edificar en 1927.
En menos de siete años se culminó la construcción del templo de San Antonio. El padre Gridilla señalaba que la obra no costó más de 33 mil soles, mientras que la Catedral de Huaraz, gastaba más de 50 mil y ni tenía siquiera las torres. ¡La corrupción siempre ha sido un mal endémco en nuestra tierra!
Lamentablemente, el terremoto de 1970 echó abajo el templo de San Antonio, cuando era Guardían el P. José Martínez. El convento, también fue destruido y al año siguiente totalmente arrasado para dar paso al nuevo trazo de la ciudad.
En la actualidad tenemos templo de San Antonio y también un pequeño convento, a cargo del padre Juan Ramón Moya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario